miércoles, 28 de marzo de 2007

Francisco Alberto Caamaño Denñó

(1932-1973, REP. DOMINICANA)

Nació el 11 de junio de 1932 en Santo Domingo. Hijo del teniente general Fausto Caamaño Medina, quien llegó a ser Secretario de Guerra y Marina durante la tiranía de Trujillo. Inició su carrera militar en la Marina de Guerra y luego continuó en el Ejercito Nacional y la Fuerza Aérea. Se desempeñó también en la Policía Nacional, ascendiendo hasta el rango de Coronel. Efectuó cursos de entrenamiento en Estados Unidos en 1954, en Panamá y en su país, entre 1954 y 1960. Fue trasladado a la Policía Nacional con rango de mayor en 1960, siendo designado jefe de adiestramiento y comandante de efectivos contra motines en 1962.
Al estallar el levantamiento del 24 de abril de 1965, ocupó una posición de importancia y tres días después era el líder indiscutible de la Guerra de Abril. El 3 de mayo, fue designado por el Congreso, Presidente de la República. Dirigió el enfrentamiento del pueblo cuando la invasión estadounidense.
En 1966 sale del país como agregado militar en Londres, Inglaterra, desde donde conspira. Es asesinado tras regresar al país a retomar la lucha por la liberación el 16 de febrero de 1973. Caamaño dirigía un pequeño grupo guerrillero que fue exterminado por las fuerzas represoras.
Síntesis de su actuación:
En 1964 se unió al grupo conspirativo que dirigió el coronel Fernández Domínguez, que tenía como objetivo el derrocamiento del régimen de Reid Cabral y el retorno al orden constitucional desaparecido en septiembre de 1963, cuando fue derribado el gobierno de Juan Bosch.
El coronel Francisco Caamaño Deñó, funde en un solo cuerpo combativo a soldados y pueblo, repartiendo las armas del arsenal militar entre los trabajadores de los barrios pobres de la capital.
En pocos días controlan el Palacio de Gobierno y el 3 de mayo es electo presidente por el Congreso Nacional, iniciando un período inédito de protagonismo político de los sectores populares en alianza con los militares patriotas de la República.
El gobierno de los Estados Unidos, con el apoyo de la OEA, invade con cuarenta mil marines en la isla. Bloquea la capital y masacra indiscriminadamente a hombres, mujeres y niños, para "restaurar la democracia" en la nación caribeña.
El conflicto político y militar culminó el 3 de septiembre de 1965, con la firma del Acta de Reconciliación. Dirá Caamaño: “A pesar de la frustración momentánea que en esos trágicos días sufriera la Revolución, el Gobierno Constitucional decidió defender sus derechos. Naturalmente, ante la violencia y la fuerza del poderío norteamericano, representado por más de 40 000 soldados, ya no era posible el triunfo armado del movimiento democrático dominicano. Tuvimos que negociar con los invasores a fin de conservar parte del tesoro de democracia que habíamos comenzado a crear.” En 1966 aceptó salir del país como agregado militar en Londres, Inglaterra.
Caamaño comprendió el papel histórico que le correspondía e inicia su capacitación política. Estudia el materialismo dialéctico y emprende la tarea de continuar la lucha por la definitiva liberación del pueblo dominicano. Intenta crear desde el exterior un Frente Patriótico que aglutinara a todos los sectores y fuerzas políticas presentes en la jornada de Abril. Fue en vano su esfuerzo debido a las divisiones entre partidos y líderes.
Desde Londres preparó meticulosamente su viaje clandestino a Cuba. Allí permaneció durante varios años y se preparó para luchar por una auténtica revolución socialista, convencido de que era posible desencadenar otro proceso de cambio en su patria.
El 3 de febrero de 1973 desembarca en Playa Caracoles con un grupo de nueve hombres; pero es capturado vivo y luego asesinado por orden de Balaguer.
Síntesis de su pensamiento:
- Patriota y antiimperialista y defensor de la unión de Latinoamérica y el Caribe. Mientras avanza su acción revolucionaria adopta las banderas del socialismo.
- Vio un ejemplo en la Revolución Cubana y estudió el materialismo dialéctico para aplicarlo a la necesidad de su pueblo.
- Creyó en la necesidad de integración de ejército y pueblo armado para la defensa de la nación.
- Defendió la necesidad de unión entre los partidos de izquierda en un frente común y aglutinador de fuerzas, bregó por un Frente Patriótico.
Citas importantes:
Sobre la intervención yanqui en Dominicana:
“Desde México hasta Argentina la democracia es el sueño de millones de hombres que quieren convertir en realidad. Sueño de paz creadora, de paz y libertad decorosa. Pero ese bello sueño es turbado, hasta convertirse en pesadilla, por la codicia y la explotación de minorías ajenas al noble ideal de la convivencia humana.”
“Se vislumbraba ya la victoria de las armas democráticas, y cuando estábamos a punto de lograrla plenamente, Estados Unidos de América se interpone, invadiéndonos para salvaguardar los peores intereses y las más ruines ambiciones. Fue entonces cuando tuvimos que ceder en algunos de nuestros objetivos, porque no podíamos vencer con las armas. Pero a pesar de toda la fuerza y de toda la violencia del poderío militar norteamericano, no cedimos por temor o por miedo a ser vencidos. Testigo es el mundo de la lucha que libramos, del coraje y la valentía de ese pueblo en el terreno del honor y en el campo de batalla.”
Sobre el gobierno popular:
“Pero nuestra victoria no será para el gozoso disfrute de sus laureles y de sus palmas, sino para reemprender otra lucha más fuerte y más llena de agonías: la lucha por la reestructuración de la República; de una República de hermanos y de trabajadores en que imperen la justicia social y el espíritu cristiano”.
Sobre la conciencia popular:
“… lo que más profundamente caló en mi vida y dejó su sello para siempre, es el haber llegado a ser un hijo más de nuestra Patria y el enorme privilegio de aborrecer a la clase a que pertenecí y que lo explotaba, para abrazarme a las masas y ser un hombre más de nuestro pueblos”.
Sobre los enemigos del pueblo y la Revolución
“Los enemigos del pueblo, aquellos que por encima de los intereses de la Patria colocan sus propios intereses en un vano empeño por mantenerse en el poder, hacían correr, como ríos, la sangre generosa. Pero sobre nuestros muertos, nos levantamos siempre con mayor fuerza. La Revolución avanzaba triunfante. América entera miraba con admiración hacia esta tierra, esperando ansiosa nuestro triunfo, porque en él veía una victoria de la democracia sobre las minorías opresoras que azotan, como plagas, todo el Continente Americano.”
Trascendencia histórica:
Caamaño enseñó que la lucha consecuente contra el imperialismo conduce necesariamente hacia la adopción de las ideas socialistas, siendo insoslayable, para alcanzar el objetivo, la unidad del pueblo y de las Fuerzas Armadas. Desgraciadamente la desunión de las fuerzas populares dominicanas malogró su empeño. El ejemplo de Caamaño al resistir la invasión estadounidense ha quedado grabado en la conciencia de los pueblos como gesto heroico de patriotismo y entrega.
Por el equipo EmancipaciónDe Varias Fuente
FRANCISCO CAAMAÑO DEÑÓ (1932-1973)
Francisco Alberto Caamaño Deñó nació el 11 de junio de 1932 en Santo Domingo. Hijo del teniente general Fausto Caamaño Medina, quien llegó a ser Secretario de Guerra y Marina durante la tiranía de Trujillo y de doña Enerolisa Deñó de Caamaño.
Francis Caamaño inició su carrera militar en la Marina de Guerra y luego continuó en el Ejercito Nacional y la Fuerza Aérea. Se desempañó también en la Policía Nacional, ascendiendo hasta el rango de Coronel. Efectuó cursos de entrenamiento en Estados Unidos en 1954, en Panamá y en su país, entre 1954 y 1960. Fue trasladado a la Policía Nacional con rango de mayor en 1960, siendo designado jefe de adiestramiento y comandante de efectivos contra motines en 1962. En esa posición comandó la acción de Palma Sola, donde fue herido. En 1964, con rango de teniente coronel, ocupó la comandancia de Radio Patrulla. Ese mismo año, se unió al grupo conspirativo que dirigió el coronel Fernández Domínguez, que tenía como objetivo el derrocamiento del régimen de facto de Reid Cabral y el retorno al orden constitucional desaparecido en septiembre de 1963, cuando fue derribado el gobierno de Juan Bosch.
Al estallar la revuelta del 24 de Abril de 1965, Caamaño ocupó una posición de importancia y tres días después era el líder indiscutible de la Guerra de Abril. El 3 de mayo, fue designado por el Congreso, Presidente de la República. El conflicto político y militar culminó el 3 de septiembre de 1965, con la firma del Acta de Reconciliación y luego de varios atentados (entre otros, el brutal ataque que recibió cuando se encontraba en Santiago en el Hotel Matún, el 19 de diciembre de ese año, junto a varios compañeros) aceptó en 1966 salir del país como agregado militar en Londres, Inglaterra.
Para entender el cambio operado en este militar de carrera que se puso del lado del pueblo, y terminó entregando su vida en los altares de la Patria, haremos un breve relato histórico de la República Dominicana sin Trujillo. La elección del profesor Juan Bosch a la cabeza del Partido Revolucionario Dominicano, su derrocamiento siete meses después, las luchas por devolver al país al orden democrático y la lucha armada contra los militares golpistas del Triunvirato. La invasión yanqui y la guerra de abril. Caamaño como revolucionario: (comandante Román) su idea de formar un Frente Patriótico. Su estadía en Cuba donde inició entrenamiento guerrillero con la idea de ingresar en territorio dominicano para comenzar una nueva guerra de liberación nacional. Finalmente el desembarco en 1973 en Playa Caracoles al frente de 9 hombres. Su muerte física días después, junto a Heberto G. La lane y Alfredo Pérez Vargas, en Nizaíto, San José de Ocoa, luego de ser capturado con vida, el 16 de febrero de 1973, a los 41 años de edad.
La era post-trujillista es sin duda la de la continuidad. Las energías del pueblo dominicano son orientadas hacia una campaña electoral que culmina en diciembre del 62. Los candidatos del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) alcanzan la presidencia y la mayoría de las Cámaras legislativas. Las medidas populares de este gobierno encabezado por el profesor Juan Bosch, provocaron la ira de las elites trujillistas; siete meses después el gobierno es derrocado y reemplazado por un triunvirato de civiles manipulados por los militares golpistas. El Movimiento 14 de Junio, aglutina lo más avanzado de los y las dominicanas y asumen el compromiso de enfrentar al enemigo. Guerrilla, huelgas de obreros y estudiantes son una especie de ensayo de ese esfuerzo popular por el retorno a la constitucionalidad, o sea la gesta heroica del 24 de abril de 1965.
El papel más glorioso y decisivo en aquella jornada revolucionaria fue desempeñado por uno de los grandes hijos de la patria dominicana: el coronel Francisco Caamaño. Éste se elevó por encima de su pasado y de su extracción social para ponerse a la cabeza de las fuerzas populares hasta llevarlas a escribir una de las páginas más brillantes de la historia nacional.
La aplastante derrota del aparato militar tradicional fue la señal esperada por los gobernantes norteamericanos para ordenar la tercera invasión militar a esa nación contra el territorio dominicano en el siglo pasado. La jornada revolucionaria del 65 es frenada por esta invasión que impide realizar el retorno a la constitucionalidad. Pero lo que no pudo evitar fue que el pueblo tomara conciencia de quiénes eran sus verdaderos enemigos y así alcanzara una madurez política muy alta. Los aliados y los adversarios de la emancipación dominicana quedaron evidentes.
Caamaño al concluir esta jornada comprendió el papel histórico que le correspondía e inicia su capacitación política. Vio un ejemplo luminoso en la Revolución Cubana y estudiando el materialismo dialéctico emprende la tarea de continuar lo que el pueblo en medio de los combates del puente Duarte y enfrentando al extranjero invasor había ya comenzado, o sea la segunda y definitiva liberación del pueblo dominicano.
Caamaño intenta crear desde el exterior un Frente Patriótico que aglutinara a todos los sectores y fuerzas políticas presentes en la Jornada de Abril. Vano empeño, pues falto de experiencia en el terreno puramente político y a su honestidad personal extrema comprendió luego que no todos los dirigentes políticos dominicanos tenían por el pueblo el mismo interés que reflejaban sus palabras.
Entre el acoso de los seudos dirigentes políticos que querían aplazar de manera indefinida las acciones en pos de la liberación, puesto que no querían alterar sus respectivas cómodas y seguras posiciones y el de la CIA, Caamaño persiste en crear el Frente Patriótico con el Partido Revolucionario Dominicano, el Movimiento Revolucionario 14 de Junio, el Partido Comunista Dominicano y el Movimiento Popular Dominicano. Pero el PRD y su grupo dirigente de corte liberal y anti-comunista, demócrata pero burgués, no está dispuesto a emprender una revolución nacional liberadora porque de seguro ésta llevaría en sus costados el germen del socialismo.
Los otros partidos de izquierda, se debaten en esos momentos en las estériles posiciones pro-chinas y pro-soviéticas, dejando en segundo plano la prioridad de la liberación nacional.
Caamaño trata de organizar una fuerza militar que liberara a la nación dominicana del gobierno del doctor Joaquín Balaguer y de los grupos paramilitares que ejercieron el terror entre la población dominicana: no había otra alternativa que la lucha armada, dejarse matar o defenderse, venderse al enemigo o luchar, humillarse o ser digno.
Fue el sector más avanzado del Movimiento Revolucionario 14 de Junio encabezado por Amaury Germán quien apoyó los planes de Caamaño de atacar a la dictadura de Balaguer. Los rebeldes, para evitar la represión salen del país a recibir entrenamiento en el exterior, esto provoca cierto aislamiento y la ruptura definitiva de las comunicaciones. En 1971, el 12 de enero, muere en combate Amaury Germán, su muerte es un rudo golpe para todo el movimiento revolucionario dominicano y así se desarticula la organización, la deserción es masiva y las cualidades de organizador de Amaury hacen cruelmente falta.
Frente a la embestido de los yanquis y la complacencia del gobierno de Balaguer en fortalecer las posiciones yanquis al mismo tiempo que debilitaba al movimiento revolucionario, Caamaño visualiza que el momento es decisivo, en 1972 ya estaba vigente la doctrina Nixon. Frente a la falta de un movimiento articulado y capaz de enfrentar al enemigo, Caamaño decide crear un hecho militar con la guerrilla para así encender la lucha popular generalizada dentro del país.
Así se origina lo que nuestro pueblo ha dado en llamar "Playa Caracoles”. Intento de guerrilla que fracasó a los pocos días y culminó con el asesinato de la mayoría de sus integrantes. Sus antecedentes están en las huelgas azucareras de 1946, en las manifestaciones del Partido Socialista Popular y la Juventud Democrática, pasando por Cayo Confites, Luperón y Constanza y renovándose en Manaclas, Abril y el 12 de Enero. Nutrido por el ejemplo de aquellos héroes y mártires que, a pesar de los reveses momentáneos, siempre supieron convertirlos en victorias del pueblo por las inquietudes que despertaron y las conciencias que formaron.

1 comentario:

Rosadito Santana dijo...

Este es el primer comentario acerca de este articulo, quizas sera porque a los dominicanos del presente no les importa saber el origen de sus raices, o, mejor dicho, cultirse de la historia propia del pais. Para mi esencialmente, este articulo en muy importante, muchas gracias a su editor.