jueves, 29 de marzo de 2007

Máximo Gómez

Máximo Gómez nació en Baní en el año 1836. La primera educación que recibió fue la que le dieron sus padres, don Andrés Gómez y Guerrero; y doña Clemencia Baéz y Pérez. Máximo, hacia los cuales siempre mantuvo una alta estima.
Gracias a los esfuerzos de estos, aprendió a leer y a escribir en su hogar porque en esa época había pocas escuelas y él no pudo ir a ninguna.
Después lo siguío educando su padrino, el cura Andrés Rosón, quien intentó educarlo para que fuera sacerdote. Pero Máximo Gómez se fue a participar en el ejército a los 20 años de edad para pelear contra los haitianos. Era un soldado de los que peleaban con machete, sobre un caballo o a pie y hasta descalzo.
Luego, al llegar la Restauración de la Independencia en 1865, Gómez se fue para Cuba con el ejército español.
En Cuba vio cosas que le hicieron cambiar su forma de pensar. Allá había muchos esclavos, produciéndole el trato que ellos recibían una fuerte impresión a Máximo Gómez.
En 1868, el pueblo cubano inicio su lucha por independizarse de España. Todo eso le hizo crecer la experiencia política, comprendiendo el valor de la independencia de los pueblos y dejando de ser soldado de los españoles para pasar a ser soldado de los que querían la independencia de Cuba.
Máximo Gómez entro en la guerra por la independencia con el rango militar de Sargento. Tan grandes fueron los conocimientos demostrados por él que cuatro días después fue ascendido a General del Ejército revolucionario.
A Gómez no le importaba que Cuba no fuese su país y luchó con tal arrojó por lo que consideraba una causa justa que los cubanos lo veían no sólo como uno de los suyos, sino como un líder entre todos los combatientes.